Se trata de una infección bastante frecuente provocada por un parásito microscópico llamado Giardia (Giardia lamblia, intestinalis o duodenalis) y que afecta a animales y a humanos.

La vida de este protozoo se realiza en el intestino delgado una vez se alberga en el huésped, ya sea por consumo de aguas contaminadas, consumo de quistes infecciosos en excrementos (ver coprofagia) o cuando se ha estado en contacto con elementos contaminados por este parásito.

También se puede dar el caso de que el propio perro infectado con «giardia» se reinfecte a si mismo al limpiarse la zona perianal o por consumo de heces propias contaminadas.

En los cachorros es común en sus primeros 2 a 3 meses de vida, en adelante, que pueda presentar cuadros de diarrea causados por la infección de este parásito.

Es algo más común de lo que se piensa, sobre todo en camadas de cachorros que posiblemente se hayan contaminado por la madre, que puede haber estado consumiendo excrementos de sus propios cachorros para mantenerlos limpios las primeras semanas de vida.

 

Síntomas

En los perros, cachorros o adultos, debe considerarse la diarrea como indicador de que puede estar afectado por este parásito y es importante mantener unas medidas de higiene después de estar con un perro afectado por el parásito.

Observar el consumo de agua del perro ya que cuando se ven afectados por la «giardia» y derivado de las diarreas o heces muy pastosas o líquidas, se pueden presentar cuadros de deshidratación que motivan un mayor consumo de agua y en consecuencia que el perro orine con mayor frecuencia.

 

Diagnóstico

Lo correcto es que tomes muestras de las heces, a ser posible las más recientes y si es posible otras de uno o dos días anteriores, y las lleves a tu veterinari@ para que pueda realizar un test que determine la presencia de este protozoo.

 

Test de Giardia aplicado por el servicio veterinario
Test de Giardia aplicado por el servicio veterinario

Si da positivo en «Giardia» será tu veterinari@ quien establezca el protocolo de acción para combatir la infección intestinal que provoca las diarreas en tu perro.

 

Tratamiento

Dependiendo de tu servicio veterinario, lo normal es que apliquen un tratamiento para combatir el parásito de forma que el perro lo vaya eliminando de su intestino, expulsándolo con las secreciones y restableciendo su flora intestinal para prevenirlo.

Un tratamiento que es posible te indique tu veterinari@ podría ser a base de Metronidazol (compuesto base) suministrado por vía oral durante un periodo de 10 o más días, cada 12 horas, aunque podria ampliarte el tiempo en base a posteriores análisis de heces del perro.

Existe otro compuesto, que es el Fenbendazol que también suele recetarse para compartir la «giardiasis» o junto con el Metronidazol.

Adicionalmente es posible que te indique también un probiótico para ayudar en la absorción de los alimentos y protección y restablecimiento de la flora intestinal con Fortiflora (o similar) con 1 toma diaria durante un tiempo que puede ir de los 10 días hasta 20 o más, y que dependerá de como reaccione tu perro al tratamiento conjunto.

 

Malamute siendo tratado con FortiFlora
Malamute siendo tratado con FortiFlora

 

Prevención

 

  • Una buena alimentación, baja en cereales, con piensos de gamas premium a ser posible, ayudarán a mejorar y recuperar el tono intestinal y fortalecerlo frente a este tipo de infecciones.
  • Mantener la zona de vida del animal siempre limpia de excrementos, de forma que se evite la continuidad de ciclo de infección por consumo.
  • Evitar el consumo de heces por parte del perro (o perros si de trata de una camada o varios que conviven juntos) durante la fase del tratamiento, y de forma preventiva en el futuro.
  • En la medida de lo posible y mientras dure la campaña de tratamiento contra la Giardia, mantener al cachorro o perro adulto en un área de cemento o suelo firme que sea fácilmente tratable con desinfectantes y que pueda mantenerse limpia de forma más constante.
  • Regularmente desinfectar las áreas de vida del animal para mantenerlas libres de parásitos.
  • Lavarse siempre las manos cuando se recojan materias fecales, y a ser posible utilizar alcoholes específicos para combatir la propagación de determinados parásitos a humanos, por contacto.
  • Ante cualquier síntoma de diarrea de tu perro, toma una muestra y llévala a tu veterinario para descartar que esté afectado por «giardiasis» o pueda sufrir un rebrote si ya lo ha padecido anteriormente.

 

Todos nuestros agradecimientos a la Clínica Veterinaria CALveterinari, de Caldes de Montbui, especialmente a Judit por su ayuda, apoyo y constante información sobre la detección de esta patología y acompañamiento durante la fase de tratamiento en nuestros peludos ¡Gracias!

Clínica Veterinaria CALveterinari

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *