En esta fase del crecimiento los cachorros empiezan a mostrar una actividad más intensa, teniendo menos periodos de sueño, alternados con tiempos de lactancia y otros de juegos, donde interactúan y empiezan a practicar sus habilidades sociales entre ellos.

Es este un buen momento para empezara buscar diferencias en cada uno de los cachorros de forma que sea más fácil identificarlos, principalmente si estos van a estar destinados a una posterior adopción o entrega a personas o familias que serán quienes los cuiden a partir de los 3 meses durante el resto de su vida.

Para diferenciar los cachorros se suelen utilizar cintas de colores o pequeños collares, blandos, que no molesten al animal y que carezcan de elementos metálicos o que puedan causarles daño.

Un ejemplo puede ser las cintas de colores ajustables con velcro que puedes encontrar en sitios como Amazon https://www.amazon.com/dp/B07DJ58559/ y que facilitan mucho el proceso de identificación de los cachorros, y que para sus futuros cuidadores será más fácil identificar en las fotografías quien es quien antes de la entrega.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *